Home   /   Mendoza  /   ¿Un Bolsonaro laico? El apoliticismo oportinista del gobernador
¿Un Bolsonaro laico? El apoliticismo oportinista del gobernador

Luego de su derrota por los 190 días de clase, a la que calificó como negociación, Cornejo denuncia que los políticos mendocinos: “Son muy mediocres y demagogos”. No crea el lector que el gobernador acaba de insultarse a sí mismo o sufrir un fallido al estilo de Macri. ¿Será que se propone convertirse en una especie de “Bolsonaro laico”?

Manifestarse como una alternativa de la política tradicional y corrupta fue el discurso del brasilero. Presentarse como un personaje por encima de la política, que viene a traer las soluciones que hacen falta para resolver todos los problemas.

Bolsonaro es diputado hace casi 30 años y Cornejo antes de ser gobernador fue intendente, legislador y hasta ministro de Julio Cobos. Ambos son parte de la política local y responsables de la realidad actual, pero buscan desligarse para rejuntar unos votos. Su discurso contra la más noble de las actividades, sólo responde a la acumulación de poder propio.

Sobre la educación Cornejo declaró que, “creo que el año que viene hay que sopesarlo bien, sacarlo de las polémicas electorales. Porque me parece que los políticos, lo digo con mucho pesar, son muy mediocres y demagogos. Si ven que la corriente va para un lado se anotan sin reflexionar las cosas, tratando de representar a las mayorías muchas veces representan a las minoría.”

Agregó que los 190 días de clases “no habían caído bien en algunos docentes, en algunos padres y en muchos alumnos de la secundaria”, por lo que se decidió dar marcha atrás. “No hay que ir mucho más rápido de lo que la sociedad quiere ir”.

Las elecciones están a la vuelta de la esquina y el rechazo que generó la medida lo obligó a retractarse, la vocación de diálogo no es precisamente una cualidad de Cornejo. Si esto no fuera así, no tendríamos el mismo problema de paritarias cada año, en las cuales el gobierno hace del salario docente una variable más del ajuste.

Si hablamos de mayorías ¿A cuál representa Cornejo? ¿A los estudiantes que les cierra cursos? ¿A los docentes que ajusta sin cesar? ¿Tal vez a los más de 300.000 mendocinos pobres? ¿O a los cientos de comercios que cerraron producto de la crisis que provocó Cambiemos? El oportunismo del gobernador parece no tener límites.

 

 

 

Notas Relacionadas