Home   /   Mendoza  /  Politica  /   ¿Una campaña para indecisos o para escépticos?
¿Una campaña para indecisos o para escépticos?

La foto de una inauguraciones de obra pública preelectorales trajo aparejada el discurso vacio de los polos opuestos. La campaña del miedo que cosechó frutos en la contienda electoral de 2015 se transforma y se llama Juntos por el Cambio. Desde los think tank importados, marketing político mediante, y plataforma central se presentaron mutuamente para advertir los peligros de <volver atrás>. Cabe preguntarse si se trata de las menores cifras de desempleo, comparando el mismo gobierno del otrora Cambiemos. Salvando la discusión de la metodología del INDEC dado los cuestionamientos que ambas administraciones tienen, el desempleo pasó en cifras estimadas del 6 al 10,1% desde 2015 a la fecha. Las mentiras que sostuvo Macri durante el debate con Scioli paracen ser el recurso infalible que le otorgue reelección.

Si se trata de autoritarismo, la administración radical defendió a capa y espada la arbitraria decisión de imponer el ítem aula al mayor gremio mendocino compuesto por mujeres. Se cansó de denostar dirigentes gremiales y multó a sus organizaciones en justa protesta por el atropello de las medidas de ajuste.

En medio de los discursos de los buenos y los malos están millones de argentinas y argentinos que esperan llegar a fin de mes, educar con calidad a sus hijos y dormir todas las noches sin el desempleo en mente. La política del campo nacional debe entonces romper la etiqueta de los <indecisos>, comprender la razones del escepticismo de nuestras y nuestros compatriotas y ofrecer un programa acorde a las necesidades de las grandes mayorías.

El frente TODOS incluye a distintas expresiones del campo nacional e inclusive trajo consigo a un sector de la burguesía argentina anteriormente enfrentada al kirchnerismo.  Las imputaciones al frente que admite radicales disidentes o peronistas ortodoxos , no son representativas de las distintas formas de pensar en un país mas justo para todos sus habitantes. A fin de cuentas no se modificaron las mañas duranbarbistas Cambiemos para ajustar en nombre de una mentira de justicia y seguridad no cambiaron de dueño solo de nombre y fórmula.

 

Notas Relacionadas