Home   /   País  /   Regresó la represión brutal de la mano del ajuste
Regresó la represión brutal de la mano del ajuste

Mientras cientos de argentinos protestaban contra los ajustes del presupuesto, el macrismo aprovechó los incidentes para dar rienda suelta a la represión.

Las piedras arrojadas por un grupo minoritario y unos cestos incendiados fueron la excusa perfecta para atacar a la masiva movilización que se encontraba a las puertas del Congreso. No contentos con la disolución de la marcha, el gobierno ordenó la persecución y los disparos sobre los manifestantes que se retiraban. Al menos 27 detenidos y un número indeterminado de heridos es el resultado de una nueva jornada trágica.

Cuenta el diario Tiempo Argentino: “Pasado el mediodía, un grupo de no más de una docena de personas arrojó piedras sobre el vallado que circunda el Congreso, lo que dio lugar a una violenta represión que minutos después se convirtió en una cacería al voleo de manifestantes. Pasadas las 16.30, el operativo continuaba inclusive más allá de la zona de la convocatoria.(…)

Aún horas después de que la movilización había sido disuadida, la Policía continuó con la persecución a manifestantes. Se reportaron detenciones en los alrededores del Enacom, ubicado en la intersección de las calles Lima y Carlos Calvo, y más tarde en los alrededores de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Santiago del Estero y Humberto Primo, en el barrio de Constitución.

Llamativamente, desde la noche anterior se podían ver en las inmediaciones, una gran cantidad de bolsas blancas, grandes, llenas con piedras y escombros en la zona. Y a pesar de los muchos reportes de diversos medios, esos elementos no fueron removidos en una clara acción que sugirió que los incidentes iniciales habían sido premeditados para liberar el operativo represivo.”

Minutos después de que se desataran incidentes en las afueras del Parlamento, diputados de la oposición exigieron suspender la sesión hasta tanto”se frenara la represión en las calles. El reclamo provocó cruces dentro del Congreso entre el macrismo y la oposición. Cambiemos necesita aprobar el ajuste presupuestario para satisfacer las demandas del FMI y sostenerse por lo menos hasta el año que viene. Es por ello que hicieron oídos sordos ante los pedidos de cuarto intermedio.

En el lapso que pasó hasta el cese, varios diputados de la oposición salieron a las afueras del Congreso y también fueron víctimas de la represión por medio de gases lacrimógenos. Al presidente de la Cámara de Diputados Monzó poco le importó la calidad institucional o la salud de sus pares. Mientras les ordenaba a los legisladores que se sentaran en sus bancas, algunos le dejaban cartuchos de balas de goma (paradójicamente provenientes de EE.UU.) sobre su escritorio como muestra de la violencia desatada en las afueras del recinto.

Luego de dos cuartos intermedios acordados, continúa la sesión de que tratará el Presupuesto 2019. El plan del macrismo avanza luego de expulsar a los manifestantes, desatar la violencia e infundir el miedo sobre los que se opongan al ajuste.

Etiquetas

Notas Relacionadas