Home   /   País  /  Tema del día  /   ¿Y la recuperación dónde está?
¿Y la recuperación dónde está?

Las últimas cifras oficiales demuestran que la recuperación del primer cuatrimestre nunca sucedió y ponen en duda el éxito del “Plan Octubre”.

En marzo Dujovne le comentaba a Macri sobre los primeros “brotes verdes” de la economía y anunciaba el fin de la recesión. Pasaron tres meses y la situación no mejoró, sino todo lo contrario.

De acuerdo al Indec, el Índice de Producción Industrial manufacturero (IPI M) retrocedió un 8,8% interanual en abril, acumulando así doce meses de caídas continuas. La construcción bajó un 7,5% y acumuló una caída general del 10,7% en el primer cuatrimestre.

El diario español El País (insospechado de peronismo) esta semana realizaba un análisis de la situación argentina actual: “Hoy, a menos de cinco meses para las elecciones generales, la inflación acumulada durante el mandato de Mauricio Macri supera el 260% y el peso se ha devaluado un 360% frente al dólar. La construcción, el comercio y la industria, que representan casi la mitad del empleo argentino, han sufrido una caída de actividad cercana al 40% durante los ya once meses de recesión. El poder adquisitivo de los salarios ha bajado casi un 20%.”

Ayer publicaba Página 12: Día a día, al menos 50 pequeñas o medianas empresas bajan sus persianas por las políticas económicas del gobierno de Cambiemos, de acuerdo a un relevamiento de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios y la Asociación de Empresarios Nacionales. (…)

“Llegamos hasta acá producto del aumento de las tarifas, importaciones, dolarización de los insumos y de los servicios en general, que impacta a la pyme directamente pero también a nuestros clientes, que son nuestros trabajadores también”, explicó a Página/12 el presidente de Enac, Leo Bilanski, quien graficó también las consecuencias: “Entonces hay menos ventas, se comprime la rentabilidad y empezamos con problemas financieros. El que no puede y no tiene espalda, cae.”

Para Bilanski, las pymes están inmersas en una “dictadura financiera” y un “escenario recesivo de perturbación.”

Ni siquiera las grandes empresas se salvan de la recesión macrista, Miguel Acevedo accionista de AGD y titular de la UIA declaró sobre el sector: “Si hace un año hablábamos de crecimiento dispar, de heterogeneidad, este año todos los sectores están bajo cero. Y el año que viene va a ser durísimo también”.

Pierden los trabajadores, las Pymes, el comercio y la producción. Ante tamaña crisis cabe dudar seriamente sobre un éxito palpable y duradero de las nuevas líneas de crédito. Estamos hablando del Plan Ahora 12 y los subsidios a los 0 km. Si bien puede reactivarse el consumo, el mismo se frenará en seco al punto que las cuotas se tornen impagables debido a la pérdida del poder adquisitivo del salario. Eso sin contar que vuelva a estallar una devaluación, con la cual los bancos dejen de prestar al consumo y se aboquen exclusivamente a la especulación financiera.

Por ahora el gobierno apunta al endeudamiento con tal de llegar a octubre. Mientras la economía se achica, la recuperación imposible. Pero el problema mayor será pagar las cuentas cuando termine el año.

Notas Relacionadas